Implantes


Los implantes dentales son fijaciones de titanio que se colocan en el hueso maxilar: su función es reemplazar los dientes perdidos, constituyendo una solución que, no sólo cuida la estética, sino que también permite masticar de forma cómoda y segura.

¿Cuándo es recomendable colocar un implante?
Los implantes dentales son la mejor opción cuando se ha perdido una pieza dental, ya sea debido a una extracción, a un accidente, o a cualquier otra causa. Es importante que las encías y el hueso maxilar estén sanos para la correcta integración del implante.

¿En qué consiste la colocación de un implante?
El tratamiento con implantes dentales tiene dos fases.
El primer paso consiste en la perforación del hueso y la colocación de un tornillo de titanio, sobre el que posteriormente se cementará la funda o corona. Se trata de una intervención ambulatoria, que se realiza en unos 25 minutos con anestesia local y sin molestias. El objetivo es colocar lo que equivaldría a la raíz del diente.
Para realizar la segunda fase, hay que esperar que se produzca la cicatrizazción y la osteointegración: esto es que el tornilllo de titanio pase a formar parte del hueso. Este proceso puede durar entre 2 y 3 meses, incluso más en función de cada paciente.
Una vez comprobado que el tornillo de titanio está perfectamente integrado en el maxilar, se toman medidas definitivas y, en el plazo de una semana, se coloca la corona. 

Es un procedimiento sencillo e indoloro y la forma más avanzada de estética dental. El precio de un implante se evalúa en cada caso de forma personalizada. Por eso, puedes solicitar una primera visita gratuita donde evaluaremos tus necesidades, te orientaremos acerca de la mejor opción para tí y te facilitaremos un presupuesto sin compromiso. 

Tal vez te interese leer el artículo Implantes Dentales: 5 cuestiones prácticas.