Las 3 Cs de la higiene dental: Cuándo, Cuánto y Cómo debes lavarte los dientes

Lavarse los dientes es fundamental para mantener una boca sana y bonita. Esta costumbre previene la caries, la gingivitis y muchos problemas bucodentales.

Eso ya lo sabes, pero quizás te estés preguntando en qué momentos, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo debes hacerlo. Hoy vamos a dar respuesta a estas cuestiones. ¿Te parece un buen propósito para 2018?



CUÁNDO – Los dentistas recomiendan cepillar los dientes, al menos tres veces al día, a ser posible, después de las comidas. El cepillado tras la cena sería el más importante, ya que durante el sueño se produce menos saliva y los dientes quedan más expuestos al efecto de las bacterias que viven en los restos de la comida. El siguiente cepillado más importante, es el de después del desayuno. Seguramente ya lo sabías. Lo que posiblemente no sepas es que cepillarse justo después de la ingestión de alimentos no es recomendable, sino que lo ideal es esperar unos 30 minutos, para dar tiempo a la saliva a que disminuya de forma natural el nivel de acidez, evitando que frotemos esas sustancias contra los dientes. En resumen, cepilla tus dientes tres veces al día, esperando 30 minutos desde las principales comidas. Si sólo puedes hacerlo dos veces, que sea antes de acostarte y después del desayuno.

CUÁNTO – Los dentistas recomiendan lavarse los dientes por un tiempo de entre 2 a 3 minutos. Es la duración ideal para asegurar que tanto dientes como encías, han quedado bien limpios. Pero para ello… debes asegurarte que estás siguiendo el método correcto. Y es entonces cuándo entra en juego la última C.

CÓMO – La forma adecuada de cepillarse los dientes es haciendo un movimiento que empiece en la encía y termine en la punta del diente, tanto por fuera como por dentro de la dentadura. Si además realizas esta rutina por cuartos (inferior/superior y derecho/izquierdo) de la boca, te asegurarás que no dejas ninguna zona sin cepillar. No olvides cepillar tu lengua, ya que los restos de comida también pueden depositarse en ella.

Esperamos con estos consejos que tu boca se conserve más sana y que tus revisiones periódicas en el dentista sólo sean para certificar que tu dentadura está en perfecto estado.