El origen del cepillo de dientes

El cepillo de dientes es para nosotros un utensilio de uso cotidiano. 

¿Te gustaría saber cuáles son sus orígenes y desde cuando existe tal y como hoy lo conocemos?

Hemos investigado un poco y el resultado es este artículo, en el que te desvelamos algunas curiosidades que seguro te van a resultar muy interesantes.

Desde la prehistoria, el hombre se ha preocupado de una u otra manera por la higiene y el cuidado de sus dientes. Gracias a las excavaciones arqueológicas se ha confirmado que el hombre prehistórico ya utilizaba distintos utensilios para limpiar su dentadura. Así, se han encontrado ramas -en su mayoría de plantas con cualidades antisépticas- que habían sido preparadas para retirar restos alimenticios y sedimentos bucales. También se han encontrado plumas de aves, huesos de animales o pelo del puerco espín que se utilizaban en el neolítico con este mismo objetivo .

Posteriormente, existen numerosas referencias históricas acerca de la higiene dental. Por ejemplo, un maestro zen japonés, describe en uno de sus escritos fechado en 1223 cómo los monjes chinos limpiaban sus dientes con pelo de caballo. Y en Europa, hay constancia de que -desde la época de los romanos-, la gente limpiaba sus dientes frotándolos con un trozo de tela.

Sin embargo, el origen del cepillo de dientes moderno es atribuido a un emperador chino que, en 1498 hizo fabricar un utensilio consistente en un mango de hueso con pelos de cerdo en uno de sus extremos. Este primer cepillo de dientes llegó a Europa a través de los mercaderes que hacían la ruta asiática. Al principio fue un objeto de lujo, que por su elevado precio sólo podían utilizar las personas muy ricas, pues se fabricaba con marfil y cerdas naturales, pero era bien conocido ya en el siglo XVII.

La popularidad del cepillo de dientes es mucho posterior, y no llega hasta los años 30 del pasado siglo XX, tras el descubrimiento del nailon. Es en 1938 cuando se fabrica el primer cepillo de dientes de plástico y con cerdas sintéticas. Desde entonces, el cepillo de dientes no ha dejado de evolucionar y perfeccionarse para limpiar los dientes y encías cada vez mejor, de forma más cómoda y eficiente.